Esta es mi historia…

FAMILIA PIERETTO
Es la historia de mi abuelo materno el papá de mi mamá Laura, que se llamaba Emilio Pieretto. Nació en un pueblo al noroeste de Italia llamado Udine, perteneciente a la región de Friuli, Venecia en el año 1938.
Eran 4 hermanos, Bruna la mayor, mi abuelo Emilio, Vilma y Mirella, su madre Marianna D’Agnolo murió en Italia cuando mi abuelo tenía 7 años y quedaron al cuidado de su papa, mi bisabuelo Alessandro.
Ellos vivían en el campo donde trabajaban la tierra para poder subsistir.
Cuando se desató la Segunda Guerra Mundial mi bisabuelo y gran parte de la familia decidieron emigrar, fue así que comenzaron a viajar hacia argentina.
Mi abuelo junto a su papá sus tres hermanas y sus dos abuelos, mis tatarabuelos Jacinto quien trabajaba como escolta en el Vaticano y Emma que también trabajaba en el campo, emprendieron viaje en el barco Corrientes en el año 1950 desde el puerto de Génova hacia nuestro país.
Muchos familiares vinieron en otros barcos como el barco Ugolino Vivaldi o el Conte grande pero otros, tuvieron que quedarse como el caso de mi bistioabuelo  quien quedo prisionero de guerra en África, pudiendo luego reencontrarse con su familia y emprender viaje como el resto hacia argentina.
Una vez llegados a nuestro país se ubicaron por la zona de San Isidro y comenzaron a trabajar en diferentes oficios como de albañiles, mecánica y herrería y así también pudieron construir sus propias viviendas, mientras mi abuelo, sus hermanas y primos pudieron seguir estudiando en la escuela primaria y ayudando a sus padres a también construir su presente y su futuro ya que el abandonar su país los obligo a llegar a argentina con casi nada de dinero y cosas materiales.
(Relato de la alumna Bernardita Cure)

Nuestra identidad, muchas culturas.

“La Argentina es un país de inmigración. O, por lo menos, así se construye un relato histórico que cimienta una identidad nacional” A. Grimson Relatos de la diferencia y la igualdad.

A partir de la celebración del Bicentenario del 9 de Julio, día de la Independencia de Argentina, los alumnos de 2° año reflexionaron acerca del concepto de “independencia”, “construcción de una nación”, “unidad e identidad nacional”. Para poder ser independientes, era necesario resolver una pregunta: “¿quiénes somos?”. A partir de la misma, se intentaría llegar a la unión. La población de aquel entonces era muy heterogénea y, a lo largo de la historia, la Argentina fue conformándose con distintos aportes, como es el caso de los baúles llenos de recuerdos y costumbres que cada inmigrante trajo al arribar a las tierras bañadas por el Plata. “¿Quiénes somos?”, entonces. Quizás la respuesta la hallemos en la observación, en una visión más profunda de nuestra cultura en donde estrechamente se abrazan las tradiciones de los pueblos originarios y los inmigrantes. Una cultura de construcción cuyos orígenes son disimiles ─Europa, África, América─, una cultura de fusión y, por qué no llamarla, de fuerte integración. Así se dio, de a poco, conviviendo a través de un mismo lenguaje como, por ejemplo, el de la música o el baile. Claros ejemplos de esto son el tango, la chacarera, entre otros.

Cada uno de los alumnos indagó en su familia y compartió con la clase sus orígenes. En su mayoría, inmigrantes provenientes de Europa. Todos ellos ayudaron a edificar este gran edificio de norte a sur, nuestra patria. Para ser libres y verdaderamente independientes debemos conocernos y saber quiénes somos.